¡BIENVENIDOS (AS)!

Educar en valores es una tarea trascendente y urgente. Este espacio quiere ser una pequeña
ventana abierta para aportar en este
camino extenso y difícil.
Mantengamos encendida esta llamita porque, junto a otras,
podemos hacer fogata.

sábado, 23 de julio de 2011

Convivir y resolver conflictos. Sugerencias para el aula

Hemos hablado de tres grandes aprendizajes para la convivencia: el diálogo, el análisis de la realidad personal y del entorno y el desarrollo de actitudes que manifiestan la valoración de la paz y la tolerancia. Todos estos aprendizajes deben desarrollarse a través de prácticas pedagógicas que promuevan la participación, la reflexión, análisis y vivencia de experiencias significativas. ¿Qué significa esto y cómo hacerlo? Vamos a explicarlo brevemente:

Promover la participación. No podemos promover el diálogo con prácticas autoritarias en el aula y centro educativo, aprender a dialogar implica construir la democracia como ambiente de trabajo. En el aula de clases podemos implementar varias estrategias de participación donde se pone en práctica la comunicación y el ejercicio democrático; entre ellas podemos señalar:
  • La asamblea de clase como espacio para el debate y toma de decisiones sobre problemas o temas de interés para los estudiantes, estos espacios son dirigidos por los mismos estudiantes con asesoría del docente;
  • El uso de carteleras, murales, periódicos, cartas de opinión y sugerencias, donde los alumnos hacen sus planteamientos libremente, señalan su posición ante las actividades del aula y centro educativo;
  • La mediación en los conflictos, donde el docente, estudiante o grupo de ellos asumen este papel en situaciones que se presentan en la cotidianidad del centro educativo y tratan de orientar hacia soluciones que beneficien a todas las partes, experiencias como los jueces de paz que se llevan a cabo en algunos centros son muy significativas en este sentido;
  • La planificación y evaluación participativa de los proyectos de trabajo, donde el docente en conjunto con los estudiantes define cuál será el plan de trabajo a seguir en el aula a partir de las inquietudes e intereses de todos y cómo evaluar su desarrollo y a todos los sujetos involucrados;
  • La organización de equipos de trabajo donde los compañeros pueden interactuar para la realización de las actividades, investigaciones, discusiones...; y por último,
  • El intercambio permanente entre el docente y alumno dentro y fuera del aula, desarrollando un estilo de intervención e interrelación basada en el diálogo.

Promover la reflexión y análisis de la realidad, tanto personal como del entorno: aquí tratamos de despertar la capacidad de reflexión ante los problemas de manera que se logre la objetivación ante ellos.

  • En relación a lo personal: para ayudar a reflexionar sobre las situaciones de crisis personales, las actitudes y valores, las heridas y potencialidades personales orientando hacia el desarrollo de su capacidad de juicio y autoconocimiento, podemos hacer uso de  ejercicios autobiográficos, historias de vida, dinámicas de conocimiento personal, la autoevaluación, dilemas morales, clarificación de valores, lectura reflexiva de fábulas, cuentos, parábolas, historietas.
  • En relación al entorno: para ayudar a desarrollar la capacidad de análisis de la realidad del entorno podemos detectar las causas, consecuencias, protagonistas, intereses en juego… de diversas problemáticas sociales, culturales y políticas haciendo uso de la lectura y análisis de la prensa y medios de comunicación de masas, ejercicios de reconstrucción histórica ( historia del barrio o escuela), estudio de casos, trabajos de campo sobre problemáticas sociales y ambientales, entrevistas a personajes de la comunidad, biografías sobre líderes sociales, debates, foros, uso de vídeos y canciones que provoquen la reflexión ante la situación.

En todas estas propuestas, tanto para lo personal como el análisis de la realidad, es importante provocar el cuestionamiento, para ello es muy útil el uso de preguntas de reflexión y la definición de marcos o modelos de referencia, porque permiten “ver un poco más allá” ampliando los razonamientos. Es importante desarrollar las habilidades para comprender, razonar y juzgar lo que acontece tomando en cuenta los distintos factores, elementos y sujetos que intervienen.

Poner en práctica actitudes de convivencia: se trata de hacer vida, manifestando en el comportamiento, valores como la paz y la tolerancia; para ello podemos promover experiencias como:
  • La organización de actividades culturales, deportivas, clubes estudiantiles.
  • Realización de experiencias de integración grupal, coevaluación, elaboración de compromisos y autorregulación de la conducta
  • Organización de acciones de cooperación en el centro educativo y comunidad.

Es necesario acompañar a los estudiantes y a todo el personal en el proceso de crear coherencia ente lo que decimos y hacemos; el hecho de apropiarse del discurso sobre el respeto a los demás, la convivencia o aceptación del otro, no necesariamente significa que en la práctica se actúe en función de ello. Lograr que los valores se descubran e internalicen es un proceso que dura toda la vida, por tanto el acompañamiento para ayudar a desarrollar comportamientos coherentes debe ser permanente, cercano y formativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada