¡BIENVENIDOS (AS)!

Educar en valores es una tarea trascendente y urgente. Este espacio quiere ser una pequeña
ventana abierta para aportar en este
camino extenso y difícil.
Mantengamos encendida esta llamita porque, junto a otras,
podemos hacer fogata.

viernes, 5 de octubre de 2012

VENCER



Hoy es 5 de octubre de 2012, falta poco para que los venezolanos y venezolanas elijamos nuestro presidente. Todo está listo o casi servido para la fiesta democrática. Ya la campaña cerró y estamos a la expectativa, casi como en una sala esperando un parto, unos queriendo un resultado, otros queriendo su contrario.

Hoy, como hace días atrás, me he estado preguntando por el significado de la palabra VENCER en este contexto de elecciones, de deseos profundos por parte de muchos venezolanos de que el presidente Chávez deje Miraflores, y el deseo profundo de otra parte de los venezolanos que espera su reelección. Y lo primero que se me ocurre es quitarme la etiqueta de chavista o antichavista, de derecha o de izquierda, para quedarme solo con la de mujer venezolana, que, seguramente como todos y todas, sueña un país distinto. Y desde ese peldaño, desde el trascender a la figura del líder, del partido o de la tendencia… es que creo que podemos empezar  a aproximarnos al contenido del término.

Podemos vencer si somos capaces de ver y respetar el interés de las mayorías, de poner como centro el bienestar de todos y todas, de deponer las diferencias, la exclusión o autoexclusión. Venceremos si somos capaces de movilizarnos para enrumbar el camino cuando se pierde la brújula, si logramos que verdaderamente la clase dirigente política haga ejercicio de servicio al pueblo que la colocó allí.

Independientemente de quien obtenga más votos en estas elecciones, en realidad, todos venceríamos si pudiéramos trabajar por un mínimo de acuerdo para echar a andar proyectos que beneficien a todos, independientemente del color que tengan, si la verdadera unión, no efímera, sino duradera, más allá de un nombre, se cristaliza.

Porque gane quien gane, después del 7 de octubre seguiremos la vida, amanecerá el mismo sol en nuestras ventanas, Venezuela seguirá siendo Venezuela, continuarán los mismos problemas, la violencia estará allí, la impunidad seguirá viva, la inflación seguirá quitándonos el sueño... también estarán las bondades y aprendizajes alcanzados en estos últimos años, guste o no, de un gobierno que sigue significando esperanza para muchos venezolanos que no tuvieron nombre, ni voz, ni derechos por mucho tiempo, y que tal vez, ese balance solo pueda verse ponderadamente con el paso del tiempo. Porque no todo es noche sin luna, y no todo es pura luz. Estará también la esperanza de quienes, guste o no, estuvieron relegados, insultados por la violencia de un lenguaje divisionista de un gobierno huérfano de autocrítica.

Habremos vencido unos y otros, si logramos abandonar los polos y nos arrimamos al encuentro, si dejamos de ver solo la basura del otro y logramos encontrar los aportes que el contrario ha dado y puede dar. Gane Chávez o gane Capriles, si no logramos seguir construyendo este país unos y otros, entonces habremos sido derrotados. 

La verdadera victoria será para después del 7 de octubre, cuando tengamos un presidente ratificado o no, cuyo equipo asuma lo bueno y transforme lo que haya que transformar, escuchando y trabajando junto a los azules y los rojos, sin negar las diferencias, pero donde unos y otros puedan hacer ejercicio de un diálogo posible, solo entonces VENEZUELA habrá vencido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada